Guía para comprar encimeras de cocina

Cuando renovamos la cocina o simplemente tenemos que hacer algunos cambios porque los electrodomésticos se nos están quedando anticuados, debemos tener en consideración muchos aspectos. Hoy trataremos los elementos que juegan un papel protagonista en la elección de las encimeras de cocina, con esta guía para comprar encimeras no fallaremos.

Las encimeras son uno de los electrodomésticos más necesarios en una cocina. Podríamos prescindir de el lavavajillas o incluso de un congelador pero las encimeras son una pieza clave de nuestra cocina. Es por ello que tenemos que ser cautos a la hora de seleccionar la mejor para nosotros ya que de ella dependerá parte de nuestra calidad de vida y en parte, condicionará nuestra alimentación.

La guía revisa los pros y contras de los distintos tipos de encimeras (gas, inducción y vitrocerámica), el mantenimiento adecuado y algunos trucos hogar para limpiarlas.

¿Cuál es la mejor encimera?

Hasta hace poco la oferta era más reducida, podíamos escoger entre encimeras de gas o electricidad (vitrocerámica) pero poco a poco, las encimeras de inducción han ido sacando la cabeza y son una opción cada vez más popular.

No hay encimeras mejores ni peores, pero cada una responde a unas necesidades concretas y se adaptan a estilos de vida totalmente distintos, es por ello que debemos informarnos bien para tomar una decisión adecuada e ¡invertir el dinero como dios manda!

Repasamos una por una los pros y los contras:

 1. Encimeras de Inducción

La cocina por inducción está dotada con la tecnología más novedosa del mercado ya que son productos relativamente nuevos. Se dice que ofrecen lo mejor de las encimeras de gas y de las eléctricas: la respuesta y control de las de gas y la capacidad de calentar a altas temperaturas de la vitrocerámica. La inducción está destinada a ser una de las encimeras preferidas entre muchos.

Las encimeras de inducción generan mucho calor en poco tiempo pero también son capaces de cocinar a fuego muy lento o a temperaturas bajas con lo que podrás hervir rápidamente pero también podrás cocinar con precisión.

Pros

– Velocidad al calentar y al enfriar. Una vez apagamos la encimera las paellas empiezan a enfriarse al momento igual que con una encimera de gas. Con esto evitamos quemaduras inesperadas y el trabajo en la cocina se agiliza un montón. Las encimeras de inducción transfieren la energía directamente al metal de la paella o de la olla en lugar de calentar. Las encimeras de inducción pueden hervir dos cuartos de agua en menos de cinco minutos, una encimera de gas tardaría unos 8 minutos en hacer lo mismo y las eléctricas podrían hacernos esperar hasta 10 minutos. Esto supone un beneficio importante ya que en ahorrar en tiempo estamos ahorrando en energía.

– Eficiencia, las encimeras de inducción son muy eco-friendly. Se focalizan en calentar la paella por un sistema magnético con lo que nos se desperdicia nada de la energía invertida. Las encimeras más tradicionales calientan también el aire alrededor de las paellas con lo que se están filtrando y malgastando cantidades importantes de energía. Además, en verano es cómodo cocinar con estas encimeras ya que no provocan calor en el ambiente.

Durabilidad Las encimeras de inducción están hechas con materiales que respetan el medio ambiente en cerámica. La concentración del calor se hace directamente en la paella con lo que la calor no se pierde por los alrededores, esto permite que la comida salpicada alrededor no se seque y luego no tengamos que usar químicos ni rasquetas para sacarla. De este modo las placas de inducción tienden menos a romperse y duran mucho más.

Contras

  • Solo funciona con paellas y ollas magnéticas con lo que tendremos que renovarlas todas si es la primera vez que compramos una encimera de inducción.
  • Hacen un poco de ruido ya que son un electrodoméstico electrónico. No es insoportable pero debemos tenerlo en cuenta.
  • Depende de la electricidad: Con lo que si nos cortan la luz o hay problemas en el circuito de la casa este electrodoméstico fallará.

 

2. Encimeras de gas

Las encimeras de gas son las de toda la vida, con las que hemos crecido y aún sigue habiendo gente que las prefiere por encima de todo. En concreto, los chefs prefieren gas por encima de electricidad o inducción ya que permite llegar a altas temperaturas.

Y otro punto a favor es que no tenemos que esperar a que se enfríen para limpiarlas ya que pasan de altas temperaturas a enfriarse en poco tiempo.

Revisaremos los puntos a favor y en contra para que podamos tomar la mejor decisión:

Pros

– No hay pérdidas: Son eficientes porque todo el calor se concentra en el mismo utensilio de cocina que estemos usando. A diferencia de la vitrocerámica, no se calienta toda la area de cocina.

– Rapidez: Cuando enciendes el gas en seguida se genera calor. Esta inmediatez te permite cocinar mucho más rápido que con las encimeras eléctricas.

– Temperaturas de cocción adecuadas: El calor se puede regular muy concretamente con lo que podremos seguir las recetas al pie de la letra. Con las encimeras de gas podemos poner la temperatura concreta que necesitamos de forma automática.

– Sin interrupciones: Aunque la electricidad salte podremos continuar cocinado ya que las encimeras de gas no necesitan electricidad para funcionar.

Contras

– Humos: Necesitaremos campanas potentes ya que las encimeras de gas generan más vapores que las otras encimeras.

– Limpieza: Cada vez que cocinemos y manchemos las encimeras tendremos que desmontar las distintas partes de la encimera para que la limpieza sea a fondo. Además las campanas también necesitarán una limpieza especial.

– Instalación: Si nunca hemos tenido una encimera de gas necesitaremos una toma con lo que recurriremos a un profesional para que pueda hacer la instalación completa sin peligro.

– Peligros: Con las encimeras de gas debemos prestar atención ya que si dejamos el gas abierto podemos tener fugas que pueden ser un peligro importante en nuestro hogar.

 3. Encimeras de vitrocerámica o eléctricas

Con muchísimas opciones entre las que elegir, encontrar la encimera perfecta puede ser difícil. Por un lado, los profesionales querrán una llama versátil para conseguir platos perfectos mientras que los padres con niños pequeños querrán la opción más segura y una encimera de gas les puede parecer una opción un tanto peligrosa. Es por ello que entre las familias con hijos la vitrocerámica está siendo una de las opciones preferidas.

Pros

– Precio: De media, la vitrocerámica es mucho más económica que las otras encimeras. Además nos ahorramos problemas de instalación ya que solo necesitamos enchufarla.

– Automatización: Las encimeras de vitrocerámica nos proponen algunos botones que automatizan la cocina, por ejemplo, hay encimeras con función grill para que podamos hacer parrilla fácilmente.

– Distribución: Con estas encimeras nos aseguramos que todas las partes de la paella u olla que usemos estén calientes. Esto ayuda a que no se nos queme la comida ya que todas las partes se calientan por igual y no necesitamos más tiempo de cocción.

– Estabilidad: Al ser una superfície plana nos aseguramos el peligro de que los utensilios de cocina pierdan estabilidad y se nos puedan caer encima con lo que son mucho más seguras, sobre todo si tenemos niños corriendo alrededor.

– Calor seco: Este tipo de calor solo lo encontraremos con estas encimeras y es el que nos permite que la comida quede crujiente por fuera y tierna por dentro.

Contras

– Dependencia: Dependen de la electricidad de la casa. En caso de quedarnos sin luz deberemos buscar una alternativa.

– Peligro: Tardan en enfriarse con lo que es peligroso tocar las encimeras de electricidad si acabamos de cocinar.

– Menos ecológicas: La electricidad cada vez es menos ecológica ante la aparición de gas natural y otros elementos energéticos mucho más amigables para el medio ambiente.

– Desprenden calor: Cuando entramos en una cocina con encimeras electricas en la que acaban de cocinar, se nota. Desprenden mucho calor con lo que si vivimos en climas cálidos de por sí podríamos optar por otro tipo de encimeras.

Mantenimiento

Para las encimeras de inducción y las eléctricas necesitamos unos productos especiales para evitar que se rayen. Debemos evitar usar bayetas de aluminio y usar bayetas de algodón o ecológicas.

Por otro lado, si no somos muy fans de los químicos, el limón y el vinagre pueden ser los sustitutos definitivos. Calentando un poco de agua y limón la suciedad desaparece al momento.

Las encimeras de gas no necesitan productos especiales, con un desengrasante o con agua y jabón la suciedad puede ser eliminada en unas pocas pasadas.

Debemos mantener siempre limpias las encimeras ya que la acumulación de grasa las hace mucho más difíciles de limpiar.

 

 

Con esta guía de compra de las encimeras seguro que acertaréis con vuestra elección. Tener en cuenta las ventajas y desventajas de cada una de ella os puede dar mejor calidad de vida y ayudaros a cocinar de manera adecuada.

Si queréis ampliar un poco más la información en relación a la limpieza con productos naturales os recomendamos el blog de Marujas Modernas.

Like this Article? Share it!

Deja una respuesta