¿Por qué deberías comprar un frigorífico americano? El frigorífico Franke es un ejemplo de ello

Si te gustan los frigoríficos americanos y te estás planteando comprar uno pero tienes dudas, te damos algunas razones para hacerlo.

Te garantizamos que no te arrepentirás:

Si tienes espacio en tu cocina y buscas una nevera con gran capacidad, un plus de funcionalidades y que aporte un toque decorativo de inspiración yankee, los frigoríficos americanos o los de tipo side by side pueden ser justo lo que andabas buscando. Por eso, en este artículo queremos darte algunas razones para comprar una de estas neveras y darle un aspecto totalmente diferente a tu cocina con un solo electrodoméstico. Toma nota si tienes dudas porque intentamos resolver algunas de las más habituales relacionadas con este tipo de frigoríficos:

¿Frigoríficos americanos o side by side?

En primer lugar, es importante distinguir entre frigoríficos americanos y side by side, ya que, aunque muchas veces se confunden o se engloban dentro de la misma categoría, no son exactamente lo mismo. En el primer caso hablamos de una nevera de gran capacidad, con dos puertas, una más grande para la nevera y otra, algo más pequeña, para el congelador. En algunos casos, también puede contar con un congelador inferior, de una sola puerta horizontal, mientras que la nevera (situada en la parte superior) se abre con una puerta doble. Incluye también otras funcionalidades, como dispensador de hielo o de zumo, para servirte sin necesidad de abrir la puerta. Algo que seguro habrás visto en las películas y series americanas.

Un ejemplo de nevera americana es el del frigorífico Franke

En el caso del side by side, en cambio, nos referimos a dos módulos independientes que se colocan juntos formando una sola nevera con dos puertas del mismo tamaño (como dos neveras enfrentadas). En este caso, suele contar con mayor capacidad y no suele incluir dispensadores de hielo, por lo que no suele ser necesario contar con una toma de agua, algo que sí se requiere para neveras americanas.

Así que, como ves, aunque esencialmente sean lo mismo y muchas veces sus nombres se usan indistintamente, existen algunas diferencias entre ambas.

Por eso, si quieres poner en tu cocina una nevera de este estilo, lo primero que tienes que hacer es decidir si te conviene más un frigorífico americano (por ejemplo, si tienes una toma de agua de fácil acceso) o si se ajusta mejor a tus necesidades un side by side (si quieres más capacidad y puedes prescindir de los dispensadores).

Si una vez te has decantado por uno u otro sistema todavía sigues teniendo dudas (piensas que es muy caro, que no lo necesitas, que no es tan diferente de una nevera convencional…) no te preocupes. Te damos algunas razones para decidirte:

alsako-plantilla-imagenes w

-.Aportan un toque yankee a la decoración de tu cocina: seguro que las has visto en las series o películas americanas. Una escena habitual es cuando uno de los protagonistas abre una nevera inmensa para tomarse un vaso de leche (muchas veces bebiendo del mismo envase) o se sirve un zumo sin necesidad de abrir la puerta. Por eso, si quieres darle un toque yankee a tu cocina, ambas opciones resultan perfectas. Asimismo, este tipo de neveras suelen resultar muy decorativas (además de funcionales, claro) y llaman mucho más la atención que una nevera convencional. De hecho, se suelen convertir en las reinas de la cocina, acaparando todas las miradas, especialmente si cuenta con dispensador de hielo o de bebidas.

-.Cuentan con una mayor capacidad: uno de los puntos fuertes de las neveras americanas o de los frigoríficos side by side es su gran capacidad si las comparamos con una nevera convencional (incluso las de tipo combi). Aunque puedes encontrarlos en diferentes medidas, un frigorífico americano suele tener una capacidad que ronda los 500 litros, mientras que un combi o una nevera convencional no suelen llegar a los 300 litros. Por eso, las neveras de estilo side by side son perfectas para familias numerosas, para personas que cocinan o congelan mucho y para aquellos que suelen organizar fiestas o cenas en casa y necesitan tener siempre una nevera bien surtida. Eso sí, si quieres capacidad (especialmente de congelador) te aconsejamos que compres una nevera sin ice maker o dispensador de hielo, ya que el espacio que ocupa el mecanismo para hacer cubitos se pierde en capacidad de congelador.

-. Resultan muy prácticas: los frigoríficos americanos suelen contar con dispensador de hielo (algunos incluso permiten escoger hielo en cubitos y hielo picado) y de bebidas (zumo, leche, agua…). Se trata de dos funcionalidades muy prácticas, ya que resulta muy cómodo servirse y, además, no es necesario abrir la nevera, con lo que los alimentos de su interior se conservan más fríos. Resultan ideales pues, si solemos abrir mucho la nevera o si tomamos muchos líquidos y bebidas frías durante el día.

-. Sus precios son más asequibles de lo que parece: al contrario de lo que podría pensarse, las neveras de estilo americano no resultan exageradamente caras. Es cierto que hace unos años sus precios eran más prohibitivos y no estaban al alcance de todos los bolsillos. Hay que tener en cuenta que, en aquella época, sólo las producían unos pocos fabricantes y existían pocos modelos, por lo que eran un producto de cierto lujo. Sin embargo, en los últimos años, se han convertido en un producto muy demandado y ahora prácticamente todas las marcas las fabrican. Cada vez se pueden encontrar más modelos de frigoríficos americanos en el mercados, lo que propicia la existencia de una amplia gama de precios para todos los bolsillos. Tanto que pueden encontrarse desde 600 euros.

-. Se adaptan a diferentes espacios: uno de los principales inconvenientes de las neveras americanas es que, debido a su tamaño, no siempre tienen cabida en las cocinas, especialmente si vives en un piso o si tu casa no es muy grande. Sin embargo, esto también ha cambiado en los últimos años. Actualmente, podemos encontrar una gran variedad de modelos de neveras americanas y también diferentes tamaños. Aún así, lo normal es que necesiten un hueco de, al menos, 67-70 centímetros de profundidad, 1,80 de alto y unos 90 centímetros de ancho. Si vas a hacer tu cocina desde cero (porque te estás construyendo una casa o porque va a hacer obras para renovar este espacio) no te olvides de dejar un hueco suficientemente grande cuando distribuyas la cocina.

-. Las puedes encontrar en blanco o en color plata: si quieres poner un frigorífico americano o una nevera side by side en tu cocina y quieres que combine con los electrodomésticos que ya tienes, no te preocupes, porque las puedes encontrar en color blanco y también en acero inoxidable. La mayoría de marcas ofrecen los dos tonos, aunque en acero inoxidable suelen ser algo más caras. Además, existen vinilos adhesivos diseñados especialmente para neveras americanas. De esta manera, puedes cambiar su diseño, darle un toque diferente a tu cocina y cuando te canses, devolver a tu frigorífico su imagen original.

-. Puedes panelarlas para que se integren en los muebles de tu cocina: si quieres que tu nevera se integre en tu cocina y no se distinga del resto de muebles, con las neveras americanas puedes hacerlo, ya que algunos fabricantes cuentan en sus catálogos con modelos que se pueden panelar. De esta manera, la nevera queda completamente integrada en los muebles de la cocina, como si fuera un armario más, ofreciendo una imagen de continuidad estética y sin romper en ningún momento al armonía del conjunto.

-. Suelen ser no frost: la mayoría de neveras americanas suelen incorporar la tecnología No Frost (un sistema que distribuye el frío de forma uniforme por toda la nevera y evita la escarcha). De esta manera, los alimentos se conservan mejor y no es necesario descongelar de forma manual el electrodoméstico.

-. Suelen ser Clase A: otro punto a favor de las neveras americanas es su bajo consumo energético, ya que la mayoría de modelos suelen tener la clasificación energética de Clase A. Es decir, gastan un 30% menos electricidad que un frigorífico con otra clasificación. Si tu frigorífico, además, es No Frost, tendrás un electrodoméstico eficiente que te permitirá ahorrarte cada mes un dinerillo en la factura de la luz.

En resumen, las neveras americanas y side by side tienen muchas ventajas que las convierten en el electrodoméstico ideal para cualquier cocina (siempre que disponga del espacio suficiente). ¿Sus principales virtudes? Su gran capacidad, la comodidad de tener todos los alimentos a la misma altura y de poder verlos con un solo vistazo, las funcionalidades que incorpora (como el ice maker o el dispensador de bebidas) y su estética, que te permite sumergirte en las escenas de tu serie americana preferida.

Un ejemplo de frigorífico americano es el de la marca Franke. Es, pues, un electrodoméstico imponente, que llama la atención, decora y aporta un plus de sofisticación a cualquier cocina. ¿Te animas a ponerlo en la tuya?

Like this Article? Share it!

Deja una respuesta