6 Productos que todos tenemos en casa y que no sabíamos que servían para limpiar la vitrocerámica

encimera-franke

La vitrocerámica es uno de los electrodomésticos que más usamos, por eso suele ser también el que más se ensucia. Encimeras Franke, encimeras Zanussi… Elijas la que elijas te contamos cómo limpiarlas.

Cocinar suele pasar, en la mayoría de ocasiones, por utilizar la vitrocerámica, uno de los electrodomésticos más socorridos que podemos encontrar en la cocina. Encimeras Teka,  encimeras AEG, encimeras Siemens…

Lo cierto es que las vitros se han convertido en un indispensable. Sin embargo, este uso intensivo propicia también que sea uno de los útiles que más se ensucian. Obviamente, existen productos específicos que proporcionan un excelente resultado para limpiar encimeras de diferentes características.

Sin embargo, en nuestro artículo de hoy queremos contarte cómo hacerlo de forma casera. Es decir, utilizando los productos que todos tenemos en casa y que no sabíamos que servían para limpiar la vitrocerámica. ¿Vamos allá?

encimera-franke

Uno de los electrodomésticos más delicados

En primer lugar, es importante destacar que la vitrocerámica, debido a sus características, es uno de los electrodomésticos más delicados. Su capa superior es de vidrio y eso las convierte en más sensibles que otros productos. Por eso, la limpieza debe ser cuidadosa.

encimera-franke

Nuestro objetivo será, por lo tanto, eliminar la grasa, la suciedad y los restos adheridos sin dañar el cristal ni producir rayones.

 

Cuidado con los estropajos

Teniendo esto en cuenta, no podremos utilizar la esponja o estropajo que usamos para lavar los platos si éste tiene una parte muy dura, ya que podríamos rayar la superficie de nuestra placa de cocina.encimera-franke

Es importante, por lo tanto, buscar un estropajo suave, de los que pueden usarse en cristales (en muchas marcas comerciales son de color azul). Las esponjas para platos convencionales, de color verde o amarillo, suelen ser demasiado agresivas, así que antes de usarlas debes tener la precaución de comprobar que no rayen.

Limpiar siempre en frío

Antes de empezar, otro punto importante a tener en cuenta es limpiar siempre nuestra placa cuando esté fría. Hay que tener en cuenta que, aunque hayamos apagado el fogón, la vitrocerámica guarda calor residual (podemos usarlo para rematar nuestras cocciones).

Por eso, mientras todavía haya temperatura no debemos nunca limpiar la placa o podríamos dañarla. Además, nuestros intentos de limpieza no resultarán eficaces, ya que el calor secará cualquier producto que utilicemos antes de que haya podido actuar.

Por eso, un buen consejos es esperar unos minutos antes de empezar a limpiar la placa. La mayoría de encimeras, ya sean encimeras Bosch, encimeras Franke, como de cualquier otra marca, incorporan un mecanismo que nos avisa de que la placa, pese a haberse apagado, todavía está caliente. Debes esperar a que este indicador (que suele ser una luz led) se haya apagado.

encimera-frankev

¿Qué tenemos en la despensa que nos ayude a limpiar la placa?

Si ya tenemos claro qué tipo de esponja o bayeta usar, el siguiente paso es echar un vistazo a nuestra despensa y mirar qué tenemos que nos pueda ayudar a limpiar la placa. Se trata de una solución para aquellos días en los que nos hemos quedado sin nuestro producto habitual.

No obstante, también puede ser una buena alternativa para aquellos que buscan un estilo de vida más natural y sostenible y prefieren usar menos productos químicos.

1. Vinagre y bicarbonato

Para estos casos, el vinagre y el bicarbonato suelen ser una buena opción. Se trata de dos productos básicos y multiuso que todos solemos tener en casa. Pero ¿cómo prepararlos para convertirlos en un limpiador?

El proceso es muy sencillo: basta con hacer una pasta con un poco de bicarbonato (unas cucharadas) y vinagre, no debe quedar muy líquido, sino  más bien grumoso. A continuación, colocaremos esta pasta sobre nuestra vitrocerámica y la extenderemos con un trozo de papel de cocina o una servilleta de papel. El procedimiento es muy parecido al que utilizaríamos con un producto comercial para este fin.

Dejamos actuar unos momentos y, si tenemos restos muy adheridos, podemos ayudarnos con una rasqueta para eliminarlos. Luego, retiramos el producto con papel de cocina o con una bayeta suave ligeramente humedecida y, si lo deseamos, secamos con un papel de cocina o con un trapo suave que no deje fibras.

 

encimera-franke3IMG_7297El resultado no puede ser más efectivo. Veremos nuestra vitrocerámica limpia, completamente desengrasada, sin restos adheridos y muy brillante. Casi como nueva.

Este truco funciona muy bien, pero si no tienes bicarbonato, puedes usar sólo vinagre. Tendrás que calentarlo ligeramente en un cazo o en el microondas hasta que esté tibio. Una vez consigas esta temperatura, deposita unas gotas de vinagre sobre los restos más adheridos o manchas más rebeldes y déjalo actuar unos minutos.

El vinagre reblandecerá la suciedad y hará que resulte más fácil de eliminar. El siguiente paso es utilizar un trapo o bayeta humedecido para retirar el vinagre y la suciedad. Luego termina con un paño seco.

 

2. Hielo

Otra opción para limpiar la vitrocerámica con productos totalmente naturales que todos tenemos en casa es utilizar hielo. Sí, has oído bien. Se trata de una alternativa menos conocida que la del vinagre y el bicarbonato pero los que la han probado afirman que funciona a la perfección.

En realidad, se trata de un truco muy sencillo. Basta con pasar un cubito de hielo por toda la superficie de la vitrocerámica donde la grasa se ha quedado incrustada. Obviamente, es muy importante hacerlo con la placa fría, ya que si está caliente solo conseguiremos deshacer el cubito.

El hielo endurecerá la grasa y hará que resulte mucho más sencillo de eliminar. Luego, solo tendremos que usar una rasqueta y terminar con un paño o bayeta humedecida para eliminar todos los restos de suciedad.

encimera-franke

3. Limón

La tercera alternativa natural para limpiar la placa de cocina que os proponemos consiste en utilizar uno de los productos más todoterreno de cualquier despensa: el limón.

encimera-franke

Se trata de un truco muy sencillo: solo tienes que cortar un limón por la mitad y depositar unas gotas de su jugo en cada resto de suciedad o mancha adherida. Déjalo actuar unos segundos y retira con una bayeta humedecida o un estropajo suave. El limón reblandece las manchas y hace que resulten más fáciles de eliminar.

Además, pese a ser un producto ácido, no daña la placa. Eso sí, ten la precaución de retirarlo rápido, no lo dejes actuar durante horas o podría ser corrosivo.

Si ya has limpiado tu placa con tu producto habitual o con otro truco casero, también puedes usar el limón en el último paso para abrillantar la superficie de tu encimera. Parte un limón por la mitad y frota con él toda la placa, luego frota bien con un trapo suave. Conseguirá un brillo extra.

4. Amoníaco

Otro producto todoterreno que todos solemos tener en casa es el amoníaco. Sirve para limpiar multitud de superficies y materiales y es muy económico. Por eso, podemos usarlo también para nuestra vitrocerámica.

No obstante, es importante tener en cuenta que se trata de producto fuerte, por lo que debemos dosificarlo con cuidado. Para limpiar la placa bastará con utilizar 4 o 5 gotas de amoníaco para dos vasos de agua aproximadamente (puede ser del grifo).

Realizamos esta mezcla y mojamos en ella un trapo suave o una bayeta. Frotamos nuestra vitro con este producto, eliminamos los restos y retiramos con una bayeta con agua limpia.  Luego podemos secar y abrillantar con un trapo suave que no deje fibras.

5. Papel de Aluminio

Seguro que si mira en tu despensa encontrarás un rollo de papel de aluminio. Se trata de un producto indispensable para conservar alimentos y para envolver aquellos que queremos llevarnos. Por eso, no suele faltar en ningún hogar. Lo que quizás no sabías es que también puede servirte para limpiar tu placa de cocina.

Un truco popular consiste en coger un trozo de papel de aluminio y arrugarlo para convertirlo en una suerte de estropajo. Luego podemos usarlo para limpiar la vitro. Si decides probarlo, ten mucho cuidado y no frotes muy fuerte para evitar arañazos.

encimera-franke

Precauciones

  • – Elijas el truco que elijas para limpiar tu vitrocerámica, ten siempre en cuenta que se trata de un electrodoméstico delicado. Por eso es importante rebajar con agua los productos más fuertes, como el amoníaco.
  • – También hay que tener la precaución de utilizar siempre trapos y bayetas suaves. Si los usas para abrillantar, busca aquellos que no dejen fibras. Conseguirás un mejor resultado.
    No dejes actuar mucho rato los productos si no estás seguro de que pueden resultar corrosivos. Que sean naturales no significa que no puedan dañar nuestra placa. Especialmente si no los usamos correctamente.
  • – Una bayeta demasiado fuerte puede producir arañazos. Busca siempre las de color azul, que suelen ser más suaves y lee bien la etiqueta para evitar sustos.
  • – Si utilizas unas rasqueta, usa siempre una especial para vitrocerámica. La mayoría de fabricantes suelen proporcionarla con la placa. Si la has perdido o la tienes muy gastada, en tiendas de menaje puedes encontrar productos similares.
  • – Nunca, bajo ningún concepto, uses un cúter, una rasqueta de albañilería o un cuchillo de cocina. Podrías causar daños irreparables a tu encimera.
  • – Si secas tu vitrocerámica después de la limpieza, conseguirás un mayor brillo. Puedes hacerlo con un paño suave o con papel de cocina o una servilleta de papel.
  • encimera-franke

Like this Article? Share it!

Deja una respuesta