Reformas integrales: pedir financiación y revalorizar mi piso

cocinas AEG

Una vivienda vieja puede revalorizarse con algunas reformas, unos electrodomésticos nuevos (cocinas AEG, una nueva nevera…) y un poco de tiempo y mimos.

Una vivienda en buenas condiciones siempre se puede vender mejor que una que vaya acompañada de la coletilla “a reformar”. Por eso, en nuestro artículo de hoy queremos hablar de reformas integrales: líneas de ayudas para la rehabilitación de vivienda.

Todo ello sin perder de vista que este tipo de obras requieren un importante desembolso de golpe. Por ello, nos centraremos también en cómo pagar estas actuaciones. Es decir: en cómo pedir financiación, cómo ejecutar las obras y conseguir así una vivienda completamente revalorizada.

Para ello, nos centraremos en puntos más generales, como las obras y también en detalles que aportan valor añadido al piso, como buenos electrodomésticos o útiles de uso diario (cafeteras Zanussi, microondas…). ¡Empezamos!

Cómo conseguir financiación

El primer punto antes de iniciar la reforma es saber de cuánto dinero podemos disponer para ejecutarla. Es muy importante, ya que en función del presupuesto podremos acometer unas obras más profundas o arreglar sólo algunas partes de la casa. Para empezar, podemos echar un vistazo a las ayudas del Ministerio de Fomento para la rehabilitación de vivienda. De esta manera, sabremos si podemos acogernos a alguna de sus líneas de subvención para este fin.

Ayudas públicas

En concreto, el Ministerio de Fomento dispone de un programa, llamado Programa de Fomento de la Rehabilitación Edificatoria, que puede ayudarnos. Sin embargo, es importante tener claro que este programa de ayudas se centra en elementos comunes de un bloque de viviendas.

No nos servirá, por lo tanto, para el interior de nuestro piso. Sí que podemos acogernos a las ayudas para reformar partes comunes, algo que también puede resultar interesante para revalorizar nuestra vivienda.

Esta línea de ayudas tiene como objeto la financiación de obras y trabajos de mantenimiento e intervención en las instalaciones fijas y equipamiento propio, en los elementos y espacios privativos comunes, de los edificios de tipología residencial colectiva, que cumplan los siguientes requisitos:

  1. Estar finalizados antes de 1981.
  2. Que, al menos, el 70% de su superficie construida sobre rasante tenga uso residencial de vivienda.
  3. Que, al menos el 70% de las viviendas constituyan el domicilio habitual de sus propietarios o arrendatarios.

 

Las ayudas corresponden a 2.000 euros por vivienda para actuaciones de conservación. 1.000 euros más si se realiza simultáneamente calidad y sostenibilidad y otros 1.000 si se realiza también accesibilidad. Como, por ejemplo, la instalación de un ascensor.

Estas subvenciones nos pueden ayudar a mejorar nuestro piso en la parte exterior (escalera, zona común, ascensores…), pero no en el interior. Para ello, podemos consultar en nuestra Comunidad Autónoma. La mayoría de gobiernos regionales cuentan con líneas de ayudas para rehabilitación de viviendas.

Ayudas privadas

Si no encontramos en nuestra comunidad ningún programa de subvención al que podamos acogernos, la siguiente opción es recurrir a la financiación privada. La mayoría de entidades bancarias disponen de líneas de crédito para obras en casa.

 

¿Cuáles son las características de este tipo de préstamos?

A grandes rasgos, podríamos decir que la mayoría de crédito destinado a reformas en el hogar tienen un tipo de interés fijo que oscila entre el 4 y el 9%. El importe a financiar suele ser variable, pero los bancos fijan un mínimo (alrededor de 10.000 o 15.000 euros). Los máximos suelen oscilar entre los 60.000 y los 90.000 euros.

El plazo de amortización es también variable, ya que dependerá de cuánto dinero pidamos y del interés. Sin embargo, normalmente se aplica un mínimo de cinco años y un máximo de 10.

Respecto a las comisiones, es poco frecuente que los bancos cobren comisiones en los préstamos. Aún así, debemos dar casi por seguro que nos cobrarán una comisión de apertura (suele ir entre el 1,0% y el 1,50%) y también de cancelación.

Los bancos que ofrecen este tipo de créditos son, entre otros, Deutsche Bank (Préstamo Hogar db, al 7,75% de interés), Caixa Guissona (Préstamo reforma al 4,40% con un máximo de 60.000 euros y un plazo de amortización de 5 años).

Arquia, la Caja de los Arquitectos, también cuenta con líneas de financiación para realizar obras y reformas en viviendas. Nunca está de más pedir información sobre las condiciones que se realicen en este momento.

 

¿Cuándo es el mejor momento para realizar obras en casa?

Lo cierto es que no existe un momento perfecto para acometer una reforma integral en un piso o casa. Dependerá de nuestras circunstancias personales, de cuando firmemos el crédito y de otros aspectos.

No obstante, muchos aprovechan el verano para realizar obras. ¿El motivo? Con la mayoría de vecinos de vacaciones se minimizan las quejas por ruidos, escombros, polvo, suciedad…

La primavera y el verano también son buenos momentos si queremos pintar o enyesar, ya que podremos dejar puertas y ventanas abiertas y conseguir un secado más rápido y menos olores.

 

¿Por dónde empiezo?

Cuanto ya nos pongamos manos a la obra es muy normal que nos asalten dudas y preguntas. Una de las más recurrentes es ¿Por dónde empezar la reforma? En estos casos, lo mejor es preguntar a nuestro constructor o albañil. Él será quien mejor pueda aconsejarnos.

Nunca está de más tomarnos un tiempo para sentarnos con el director de obra y planificar el orden de los trabajos. Así nos evitaremos sustos o disgustos posteriores. Además, nos aseguraremos de que todo se haga a nuestro gusto. También podemos planificar los tiempos. De esta forma nos aseguramos que las obras estarán en el plazo de tiempo que más nos convenga.

Suele ser habitual iniciar la obra por las partes estructurales (impermeabilización, tabiques, nivelado del suelo, distribución definitiva, etc. ). Son actuaciones básicas, que debemos hacer al principio, ya que de lo contrario será mucho más complicado o, directamente, imposible realizarlas.

Después se suele proceder a realizar todas la actuaciones relativa a las instalaciones: fontanería, electricidad, climatización … y por último revestimientos: techos, paredes y suelos.

Por último, y lo más engorroso, será limpiar, pintar y colocar muebles, cortinas y elementos decorativos.

 

¿Qué habitaciones reformar en primer lugar?

Si ya tenemos la parte estructural de la vivienda realizada, las primeras actuaciones en habitaciones deben realizarse por orden de prioridad. También es muy importante actuar primero en aquellas partes de la casa que requieran más trabajo o una actuación más compleja.

Así, la cocina y el baño suelen ser las que más trabajo implican y, por este motivo, se realizan primero.

Cuando ya tengamos estas partes de la casa listas, es momento de entrar en los dormitorios y el comedor. Son espacios que no suelen necesitar tanto trabajo. En ocasiones, basta con una mano de pintura y con cambiar muebles.

Si vamos a dormir en el piso que estamos reformando, lo ideal es ponernos primero con las habitaciones y dejar el comedor y otros espacios (recibidor, despacho…) para más tarde.

 

¿Qué detalles puedo añadir para mejorar el equipamiento del piso?

Cuando la reforma ya esté lista, todavía quedará darle los últimos retoques a la vivienda para conseguir que su revalorización sea total.

En esta fase debemos pensar en los acabados y también en aquellos elementos que nos ayudarán a que la vivienda esté mejor equipada para que resulte más interesante para los compradores.

Así, por ejemplo, aire acondicionado es un plus que los futuros compradores agradecerán. Este detalle nos ayudará a poder pedir más dinero por nuestra vivienda, ya que se considerará mejor equipada.

De la misma manera, comprar pequeños electrodomésticos de uso cotidiano puede ser también una buena idea. Mejorará el equipamiento de nuestra cocina y dotará  a la vivienda de mayores comodidades, algo siempre interesante si estamos pensando en vender o alquilar la casa.

 

¿Qué electrodomésticos podemos instalar?

Lo cierto es que un piso que se venda o alquile amueblado suele tener instalados los principales electrodomésticos. Es decir, cocina, horno, nevera y campana.

Si queremos darle a la cocina un plus, los frigoríficos americanos son perfectos. Proporcionan un toque de sofisticación, tienen mayor capacidad y, sin duda, suponen un atractivo añadido para la vivienda. Una cocina con nevera americana  será un atractivo más cuando queramos vender nuestra casa remodelada.

El microondas, aunque no obligatorio, es también siempre una buena opción. Es uno de los sistemas de cocción más actualizados en la actualidad. Además, es un multiusos que también sirve para calentar, descongelar, gratinar…

Otras alternativas a tener en cuenta son los hervidores de agua (los hervidores Smeg, por ejemplo, son muy duraderos y estéticos). Este tipo de pequeños electrodomésticos son perfectos para calentar agua para sopas, infusiones, tés… Resultan muy prácticos y, aunque hace unos años eran raros en las cocinas españolas, ya han tomado su lugar.

También podemos dotar nuestra cocina con otros pequeños electrodomésticos, como las batidoras de vaso Smeg.

 

Like this Article? Share it!

Deja una respuesta